2.11.2006

Con esta cosa podía jugar horas cuando era chica. Realmente nunca supe qué era ni para qué servía. Solo sabía que estaba en el taller de mi abuelo, que me llamaba un montón la atención y que apenas me acercara a el, de algún lado saldría una voz que me advertiría del peligro que corrían mis dedos.

3 comentarios:

Jorge Yau (mopx) dijo...

recuerdo haberme aplastado un dedo con una prensa asi mas de una vez.. jej

wakalani dijo...

era irresistible darle vueltas a eso

Arbusto dijo...

Eh! Yo tambien jugaba con una de esas.